REENCARNADOS POR AMOR AL ARTE

                                                  CONSULTAR WEB DEL FORO

REENCARNADOS POR AMOR AL ARTE
Mercedes Valdeón explica sorprendentes casos de continuidad en el oficio artístico de una vida a otra

Es una hipótesis apasionante si se admite la existencia de la reencarnación, de la que hay numerosos indicios pero ninguna prueba irrefutable de su verosimilitud. Estaría dentro de la lógica que quienes amaron por encima de todo su oficio, o no alcanzaron los objetivos que se habían propuesto, volvieran a ejercerlo o a intentar la realización de sus sueños. Mercedes Valdeón, una psíquica con formación humanística, sostiene esa hipótesis y la ha ilustrado con varios ejemplos durante su conferencia en el Foro que se celebra en Príncipe Pio. Pero antes ha señalado que la creencia en la reencarnación no está muy extendida en nuestra sociedad actual, a diferencia de lo que sucedía en la Antigüedad, cuando estaba presente en absolutamente todos los pueblos. 

Las grandes civilizaciones la consideraban una realidad. Podemos remontarnos a los magos caldeos o los magos persas, también a los egipcios, que ya recogían esa creencia, tres mil años antes de nuestra civilización, con todo lujo de detalles en el Libro de los Muertos y en la puerta de transición de una vida a otra. Asimismo, los griegos, con la escuela de Pitágoras, seguían esta creencia en la reencarnación.. Si hablamos de Oriente, los Vedas la tratan, Krishna y la mitología que le rodea es un aspecto importante. También el Corán, en una de sus suras afirma que "Alá nos envía muchas veces hasta que regresamos definitivamente a él", que es una manera de hablar de nacimientos cíclicos, reencarnaciones o renacimientos. 
Platón

La conferenciante ha advertido que, con el propósito de dar a su charla un enfoque particular, se iba a ceñir a las ideas de Platón sobre la reencarnación, coincidentes con los actuales movimientos de autoayuda y rebirding, renacimiento, que es otra manera de llamar a la reencarnación. Platón creía que las vidas nuevas servían literalmente para desgastar las malas vibraciones de vidas anteriores y explicaba también que el hecho de haber vivido otras existencias era lo que nos hacía tener ideas innatas. Platón dice en su diálogo "Fedón" que la búsqueda de las almas que regresan es intensa, que buscan no sólo un parecido físico sino también circunstancial. ¿Cuál sería la finalidad? Pues poder retomar los puntos que quedaron inconclusos para no  tener que volver a improvisar un montón de circunstancias a partir de cero.

Mozart niño, con su padre y su hermana
Eso explicaría, por ejemplo, que niños muy pequeños sean capaces de tocar música, como sucedía  con el niño prodigio Mozart, que desde los cuatro años componía óperas. Como ya han constatado algunos investigadores, si una persona transcribiera todas las obras del compositor salzburgués tardaría sólo en copiarlas -no en crearlas ni interpretarlas- dos años más que todos los que vivió Mozart. Según las ideas de Platón, podría decirse que Mozart tuvo una vida anterior con  otras experiencias musicales que ya le daban un conocimiento innato que, desde muy pequeño, le permitiría desarrollar genialmente su talento.

Antes de seguir con otros ejemplos, Mercedes Valdeón ha recordado que en el Cristianismo primitivo el tema de la reencarnación se trataba con absoluta normalidad. Orígenes lo abordaba con mucho detalle, explicando detenidamente cuáles son los ciclos, cuántas personas pueden volver a coincidir en grupos de almas, por qué se apoyan unas almas a otras... No fue hasta el segundo concilio de Constantinopla, en el año 522, cuando el Cristianismo abandonó para siempre la creencia en la reencarnación, rechazo que sigue manteniendo la Iglesia católica.

El médium psicográfico Gasparetto
En el mundo de las artes plásticas, el primer ejemplo que ha expuesto la conferenciante es el medium brasileño Luiz António Gasparetto, un medium psicográfico que gozó de fama mundial hasta que las drogas, con las que pretendía mantener sus dotes, acabaron precisamente con ellas y con su carrera. Gasparetto pintaba, en estado de trance, óleos al estilo de grandes maestros y aseguraba que eran los espíritus de éstos los que guiaban sus manos.

En los años 70, el escritor Juan José Benítez le entrevistó en Sao Paulo; el médium le dijo ser plenamente consciente de haber tenido una reencarnación en el siglo XVII y que había sido un caballero español, aunque no podía precisar más.

"Cuando empezamos a hacer investigaciones sobre arte y reencarnación, lo hacíamos a través de trances mediúmnicos -dice Mercedes Valdeón- y en un momento determinado llegó la idea clara y precisa de quién era Luiz António Gasparetto. Supimos de quién era reencarnación: un pintor español coetáneo de Goya, que se vio sometido a todo tipo de presiones políticas y que se llamaba Luis Paret". Obsérvese el parecido de ambos nombres LUIz GasPARETto e incluso el parecido físico entre ambos personajes.



Carlos III comiendo ante la Corte, por Luis Paret
Luis Paret y Alcázar era íntimo amigo, casi celestino, del infante don Fernando, hermano de Carlos III. Por intrigas palaciegas y presión del rey, debido a alguna actuación incoveniente por parte de Paret, el pintor fue desterrado a Puerto Rico. Tiempo después, cuando el infante se casó, se le permitió regresar a España, pero se quedó en Bilbao, ya que no se le dejaba volver a la Corte. Murió con la enorme frustración de no poder regresar a Madrid y dirigir una academia.



Vista de Bermeo (Vizcaya), por Luis Paret
 Paret consiguió mucho después encarnar en Luiz António Gasparetto. Lo que hacía este medium brasileño en sus trances psico-pictográficos era interpretar todo tipo de pinturas, pero especialmente de estilo rococó, que es lo que pintaba Luis Paret.


Otro caso expuesto por Mercedes Valdeón es el de Azucena, una amiga y clienta suya, que como diseñadora gráfica ha colaborado en proyectos de arte de gran prestigio; ha trabajado con Rafael Canogar y con el hijo de éste, Daniel Canogar. "En una de las consultas -recuerda la psíquica- entramos en trance mediúmnico; yo le propuse la figura de esta mujer y ella inmediatamente canalizó y empezó a percibir muchos detalles".

Amalia de Llano y Dotres, condesa de Vilches, fue una mujer ilustrada, a caballo de los siglos XVIII y XIX, que frecuentaba los salones madrileños de mayor tono cultural y que fue de las pocas mujeres de la época quer tuvieron protagonismo literario. El retrato que de ella pintó Federico de Madrazo, expuesto ahora en el Museo del Prado, reveló un importante secreto durante una reciente restauración: bajo el lienzo había un diario secreto, en clave, de la retratada. De lo descifrado hasta ahora se sabe que Amalia de Llano había llegado a la conclusión de que era una mujer reencarnada, que había vivido otras vidas.

Mientras se estaba investigando el caso, Azucena trabajaba en una calle que se llama Conde de Vilches, es decir, el marido de Amalia. Azucena ha identificado a personas con las que coincidió en su encarnación anterior y que también comparten con ella, en esta vida, otras facetas diferentes de las que compartían en su vida de Amalia.
                                                      
Luis Meléndez, Autorretrato
Por último, Mercedes Valdeón ha expuesto el caso de un pintor español que nació en 1716 y murió en 1780: Luis Meléndez. Su padre, también artista, aspiraba a ser pintor de corte pero su carrera acabó con una batalla política por el control de la recientemente creada Academia de Bellas Artes de San Fernando. Los problemas del padre provocaron la expulsión de Luis de la Academia, lo que le supuso una gran frustración.


Su progenitor le tiranizó de tal modo que le prohibió pintar figuras humanas y le relegó a lo que entonces se consideraban géneros menores: las miniaturas para joyas y cerámica y los bodegones, género en el que aun hoy se le sigue considerando uno de los grandes maestros de la pintura española y universal.

Los historiadores del Arte ven en él un pintor desgraciado, en el sentido de que jamás puso de manifiesto su verdadero talento, al dedicarse exclusivamente a géneros que estaban poco valorados en su época. Meléndez falleció, frustrado, en 1780 y ese mismo año, meses después, nacía el también pintor Jean Auguste Dominique Ingres. Meléndez era hijo de un padre experto que le tiranizaba y no le dejaba actuar según sus inclinaciones; Ingres era hijo de un pintor mediocre que le ayudó a progresar.

Presionado por su padre, Luis Meléndez no pintó en su vida una figura humana, a excepción de su autorretrato, mientras que Ingres no pintó jamás un bodegón y se negó rotundamente a hacerlo. Ingres hizo una carrera fulminante: llegó a director de la Academia de Bellas Artes de Francia y fue el retratista de Napoleón. Meléndez logró finalmente saldar la deuda que tenía consigo mismo.













1 comentarios:

Spauwn dijo...

Con todos mis respetos a Mercedes Valdeón, creo que deberias de saber que el pasado día 23 de enero del 2012 hice una consulta, porque una gran amiga me comento que la conocia personalmente y hera muy certera. Yo confie en mi amiga y a traves de su secretaria pedi una cita, La conclusión de TODO lo que me dijo, y según ella seria a dos meses vista, NADA, DE NADA, pesar que estamos en Junio, es decir como ella me dijo que en los meses de abril ó mayo abrian que suceder algunas cosas a nivel sentimental, en lo laboral menos que menos, lo comento porque 30 minutos cuestan 60 euros y una hora 120,, Y no estan los tiempos para tirar el dinero.. Esta es mi verdad,,, y ojala fuera yo la escepción, pero por no comprometer a nadie lo vamos a dejar aqui.. Ahora si quieres la llamas pero ya te he avisado de mi esperiencia