DE LO PARANORMAL Y LO "MILAGROSO"

CONSULTAR WEB DEL FORO


DE LO PARANORMAL Y LO "MILAGROSO"

El veterano parapsicólogo Ramos Perera recuerda sus mejores momentos como investigador


En esta nueva conferencia del ciclo 40 años de Parapsicología en España que está ofreciendo el Foro Internacional de las Ciencias Ocultas y Espirituales en la Estación de Príncipe Pio, uno de los más reconocidos investigadores, Ramos Perera, ha abordado tres de los muchos casos que tuvo la oportunidad de estudiar.

El más antiguo es un caso de visión dermoóptica o paraocular, es decir, vision a través de las yemas de los dedos. Su protagonista, un aristócrata madrileño, Joaquín María Argamasilla, cuyas facultades paranormales fueron investigadas en los años 20. Ramos Perera no le conoció personalmente hasta la década de los setenta, cuando el caballero rebasaba los 70 años de edad, aunque ya tenía noticias de él desde bastante antes.

Probablemente, ésta fue una de las primeras investigaciones parapsicológicas que se realizaron en España. Incluso existe un acta notarial, de 1923, que Ramos Perera conserva como un tesoro y en la que se da fe del experimento: lectura, con los ojos vendados, de un texto elegido anteriormente al azar y encerrado en una caja metálica.

Argamasilla fue investigado por el premio Nobel de Medicina Charles Richet, quien le entregó una carta de recomendación para el famoso ilusionista Houdini en la que hacía constar que el joven aristócrata había demostrado, a su satisfacción, que era capaz de leer a través del metal.

Con esa carta, Argamasilla viajó a Estados Unidos y se entrevistó con Houdini, que no le recibió bien y publicó un panfleto en el que le acusaba de fraude, sin aportar pruebas. El ilusionista se limitaba a explicar cómo cometería él ese supuesto fraude. Decepcionado, Argamasilla volvió a España y acabó dejando de ejercer sus dotes paranormales a causa de los sinsabores que le proporcionaban, como años más tarde confesaría a Ramos Perera.

El parapsicólogo se ha referido también a otro caso de visión paraocular, que sí tuvo la oportunidad de investigar directamente. Se trata del caso de la niña polaca Bogna Stefanska. Fue en 1974, en el curso de un viaje de estudios a la Unión Soviética con sus alumnos de la cátedra de Humanidades de la Universidad Autónoma de Madrid, con una parada en Varsovia, que Ramos Perera aprovechó para entrevistarse con el padre de Bogna e investigar las facultades de la niña.

Esta se resistió al principio, pero luego accedió a que se le vendaran los ojos de manera que le resultara imposible ver a través de ellos. Se situaron unos recortes, cubiertos con un cristal, a la altura de sus manos y sobre ellas, como precaución adicional, se colocó un cartón.Simplemente palpando con sus dedos sobre el cristal, Bogna era capaz de distinguir formas y colores.

¿MILAGRO O FÍSICA RECREATIVA?

El supuesto milagro de la licuación de la sangre de San Pantaleón, una reliquia conservada en el monasterio de la Encarnación, en Madrid, ha sido el siguiente fenómeno del que ha tratado Ramos Perera.













El milagro consiste en que la sangre, contenida en una ampolla de cristal, pasa del estado sólido al líquido todos los 27 de julio, festividad de San Pantaleón, aparentemente sin una explicación racional.

La primera objeción del parapsicólogo es que ninguna de las dos reliquias de ese santo que se guardan en la Encarnación, un hueso y la sangre, tiene el certificado de autenticidad, llamado la "auténtica", con el que la Iglesia reconoce las reliquias como verdaderas. Las no aprobadas no pueden ser expuestas al público en los templos.

Hay varias objeciones más. Como que en 1637, tres años después de la llegada de la reliquia al monasterio madrileño, la Sagrada Congregación de Ritos prohibió expresamente que las reliquias se conservaran en conventos de monjas. Y en la Encarnación, que es uno de ellos, hay 700 relicarios, una agobiante exhibición en un reducido espacio.

En 1734, el Santo Oficio interviene para determinar si el origen de "milagro" es divino o demoníaco, como si no hubiera otra posibilidad. A los seis años dictamina una obviedad: que el contenido de la ampolla se licúa, sin entrar en más averiguaciones.

En 1975, la Sociedad Española de Parapsicología, presidida por Ramos Perera, presenta al cardenal arzobispo de Madrid, monseñor Tarancón, un proyecto de investigación respetuoso con la reliquia. Dias después, la respuesta es que al tratarse de "una reliquia insigne" corresponde al Vaticano autorizar la investigación, cosa que no ocurre con el fenómeno muy similar de la licuación de la sangre de San Genaro, que sólo precisa de la autorización del obispo de Nápoles.

Ante la imposibilidad de investigar sobre la propia reliquia, se recurre a libros y documentos. Por ejemplo, los que atribuyen el "milagro" a sustancias con unas propiedades físicas que producen las reacciones adecuadas, como esperma de ballena, una sustancia grasa contenida en el cráneo del cetáceo, teñida con algo de sangre humana, o una fórmula que combina chocolate, pólvora, castina, cuajo y sal.

Luis Ro, una autoridad mundial en iconografía religiosa, sugiere que esa clase de milagros es una especialidad de la Italia meridional: se licúa la sangre de San Pantaleón en Bari, la de Santo Tomás de Aquino en Fossa Nuova, y en Nápoles la de San Genaro y la de San Esteban. "Debe admitirse -concluye Ro- que un milagro tan común y localizado se vuelve por ello bastante sospechoso".

GEMELAS RECÍPROCAMENTE SOLIDARIAS

Por último, el conferenciante ha recordado su investigación sobre un caso que también fue famoso en su día, el de las comunicaciones psíquicas entre dos gemelas idénticas, Marta y Silvia, en el pueblo riojano de Murillo de Rio Leza.


Todo empezó una tarde de finales de mayo de 1976, cuando Marta, jugando con una plancha caliente, se quemó la mano. A la misma hora, Silvia, que estaba con sus abuelos en Logroño, a 16 kilómetros, sintió un fuerte dolor en la mano y la llevaron al médico, que le apreció un rosetón en la mano que atribuyó a una reacción alérgica y que, según se comprobó después, tenía las mismas dimensiones y estaba en el mismo sitio donde se había quemado Marta. Sus padres estaban desconcertados, porque un lazo invisible parecía unirlas y les hacía sentir y pensar lo mismo, aunque les separase una gran distancia.

La Sociedad Española de Parapsicología creó una comisión, coordinada por Ramos Perera y formada entre otros profesionales por médicos, ingenieros, psiquiatras y psicólogos, que durante varios dias examinaron a las gemelas en su domicilio familiar y las sometieron a diversas pruebas, situando a cada una de las niñas en una planta distinta de la casa. Tanto ellas como sus padres ignoraban previamente las pruebas que se les iban a realizar.

Y los resultados no hicieron sino confirmar las facultades paranormales de Marta y Silvia. El éxito de las investigaciones llevaron a la Sociedad Española de Parapsicología a plantearse un estudio más ambicioso, con valor estadístico, ya que hay importantísimos casos en el mundo de gemelos univitelinos con características similares. Y se elaboró un proyecto de investigación que ocupaba 150 páginas.

Se solicitó ayuda económica al programa de acuerdo complementario del Tratado de Amistad y Cooperación entre España y los Estados Unidos, pero la petición fue denegada.










2 comentarios:

fran rodriguez dijo...

tu si eres un fraude jajajajajajaj

fran rodriguez dijo...

tu si eres un fraude jajajajajaj